Presencia de Listeria en salmón ahumado

0 comentarios
El Ministerio de Salud detectó la presencia de la bacteria Listeria monocytogenes en una partida de salmón ahumado de la marca Von Fach. Se ordenó el retiro inmediato del producto y se llama a la población a eliminarlo, si ha sido adquirido.

Una alerta alimentaria del ministerio llama a la población a no consumir salmón Von Fach, lote 074, fecha de elaboración noviembre de 2016, luego que se detectara la presencia de Listeria monocytogenes.
La listeria se encontró en un salmón ahumado en frío laminado, depositado en bolsas al vacío de 200 gramos, elaborado por Comercializadora de Salmones de Villarrica Limitada.
El Ministerio de Salud reitera que dado que el salmón envasado al vacío refrigerado a 6°C tiene una duración de 45 días y puesto que la población compra este producto y lo congela (en cuyo caso la duración es de un año), lo más probable es que el salmón asociado a este lote se encuentre presente en el congelador de las familias, por lo que se sugiere desecharlo, eliminarlo o devolverlo a los puntos de venta.
La Listeria monocytogenes es una bacteria Gram positiva; es resistente a varias condiciones medioambientales tales como altas concentraciones de sal y acidez. Asimismo, crece en condiciones de baja concentración de oxígeno y a temperaturas de refrigeración y sobrevive a largos períodos en el medio ambiente. En los alimentos, en las plantas de elaboración y en el refrigerador doméstico.
Las manifestaciones de la enfermedad causada por Listeria monocytogenes comprenden septicemia, meningitis (o meningoencefalitis) y encefalitis.
Debido a la patogenicidad de Listeria monocytogenes y por tratarse de un microorganismo que se encuentra normalmente en el suelo, agua, en el material vegetal y en los animales, es necesario prevenir, controlar y reducir su presencia en la cadena de producción de los alimentos.

Manejo de Residuos Sólidos en Chile

0 comentarios
Según el Primer Reporte sobre Manejo de Residuos Sólidos, la generación estimada de residuos del país  el año 2009 fue de 16,9 millones de toneladas, de las cuales 6,5 millones de toneladas correspondieron a residuos municipales y 10,4 millones de toneladas a residuos industriales.  

La cantidad de residuos sólidos generados en Chile, ha tenido un crecimiento debido, principalmente, al aumento de la población y al crecimiento en la producción.

Según este informe,  el año 2009,  sólo la Región del Maule generó un total de  359.862 toneladas de residuos municipales, siendo la  comuna de Talca quien produjo la mayor cantidad en la región. (71.601 toneladas anuales). Los residuos sólidos municipales son aquellos generados en los hogares, en la  vía pública, el comercio, oficinas, edificios e instituciones.

Los principales residuos reciclados en nuestro país son el papel, con cifras que van desde 233 a 375 mil ton/año, y la chatarra de fierro que presenta valores que van desde 226 a 440 mil ton/año para el período 2000-2009.

En la actualidad los residuos sólidos deben ser considerados como una materia prima, una fuente de trabajo que ayuda al medio ambiente y una fuente de energía. Las medidas que están llevando a cabo los distintos municipios no son suficientes para lograr un reciclaje ecológico efectivo. En general, los  sistemas de recolección y eliminación  de residuos municipales en nuestro país,  no consideran las acciones de separación de los distintos componentes,  para poder reciclar o recuperar un producto

Debemos considerar que a partir de 2010, Chile cuenta con una nueva institucionalidad ambiental constituida por: el Ministerio de Medio Ambiente, la Superintendencia de Fiscalización, y el Servicio de Evaluación Ambiental, además del Tribunal Ambiental.  Por lo tanto,  las políticas  de Gestión Integral de Residuos Sólidos proponen reducir, reutilizar y reciclar los residuos  en nuestra vida diaria. Para lograr este objetivo se hace necesario que cada municipio deje de ver los residuos sólo como basuras o como un tema de vertederos y rellenos sanitarios solamente.

Algunos municipios y entidades privadas han dispuesto de puntos limpios donde la población en forma voluntaria  puede reciclar componentes como papeles,  metales, vidrios y plásticos. No obstante,   estas iniciativas no son suficientes para reducir los millones de toneladas de elementos reciclables que van a parar a rellenos sanitarios.

Debido a la gran inversión de recursos económicos que se requieren para los procesos de manejo y eliminación de residuos, se hace necesario que el sistema pueda ser sustentable, permitiendo proteger el medio ambiente y respetar las políticas vigentes.

Para lograr los objetivos de reciclaje que han propuesto las autoridades medioambientales, se hace necesario que los futuros procesos de licitación para la recolección de residuos puedan considerar la segregación o separación, una valorización efectiva, el tratamiento y disposición final de todos los elementos  que se generan.
Fuente: Conama. Año 2010

Fiscalización de Seremi de Salud al CREA de Talca

0 comentarios
La seremi de Salud Dra. Valeria Ortiz  llevó a cabo una fiscalización en Centro Regional de Abastecimiento  de Talca (CREA), ordenando  un sumario sanitario a una carnicería. La autoridad sanitaria entregó recomendaciones para evitar enfermedades de transmisión alimentaria o intoxicaciones.

La Seremi de Salud junto a su equipo de fiscalizadores, inspeccionaron cinco carnicerías, de las cuales “Angus” quedó con sumario sanitario por carne en mal estado, lo que dio pie a decomiso de cinco kilos de productos y también por desorden.

El resto de los locales, incluyendo los de ventas de mariscos y pescados  pasaron la prueba, pues cumplieron con requisitos como: que los productos no estén en mal estado,  que tengan temperatura adecuada, que no exista pérdida de cadena de frío, las vitrinas tengan sus puertas, para que no ingresen moscas u otros agentes patógenos, todo para evitar posibles intoxicaciones. Además, se debe revisar las características organolépticas (olor, textura, color) de las carnes y sus derivados, verificando que no estén “alteradas.

"En términos generales hemos encontrado un apego a la normativa vigente bastante importante a excepción de una de las carnicerías donde hemos dejado un sumario sanitario porque presentaba deficiencias en la limpieza y aseo, y en relación a la conservación de la carne. Aducía el propietario que había llegado recién la carne pero es necesario hacer un proceso de conservación inmediato.  Además hemos ido concientizando respecto de los cuidados que se deben tener para poder lograr evitar una enfermedad de transmisión alimentaria en esta fecha”, indicó la seremi Dra. Valeria Ortiz.

RECOMENDACIONES


En estas fechas, donde hay altas temperaturas, hay algunos factores que aumentan el riesgo de intoxicaciones, por eso es muy importante manipular correctamente los productos con: lavado frecuente de manos y utensilios, no mezclar alimentos crudos con los cocidos, cocer adecuadamente los alimentos, sobre todo los mariscos y pescados que deben ser hervidos durante cinco minutos. Usar distintas tablas y cuchillos para carnes y verduras. Es vital comprar sólo en lugares establecidos, pues están sujetos a fiscalización y es lo que da garantía de que el lugar cumple con el reglamento sanitario.

ASPECTOS QUE SE REVISAN

Se fiscaliza que: las paredes, el cielo raso, puertas y ventanas deben permanecer limpios y pintados. En todo lugar de trabajo deben existir servicios higiénicos de uso individual o colectivo. Los pavimentos y revestimientos de pisos deben ser sólidos y no resbaladizos. En caso de pisos húmedos, deben existir sistemas de drenaje. Si la labor requiere cambio de ropa deben implementarse vestidores con guardarropas fijos o móviles, limpios y protegidos de las condiciones climáticas, separados los de hombre de los de las mujeres.
Fuente: Diario El Centro

Aplicaciones de modelos de microbiología predictiva

0 comentarios
La microbiología predictiva es una disciplina que permite predecir las respuestas microbianas frente a diferente factores y condiciones de los alimentos.

Modelos microbiológicos

Los modelos predictivos son una manera rápida y eficaz de evaluar el potencial de crecimiento de microorganismos, relacionando los factores que influyen en la contaminación de alimentos, como  la temperatura, el pH o la actividad de agua.

Con la microbiología predictiva se establece un sistema de control microbiológico que puede utilizarse en cualquier punto de la cadena de producción, permitiendo predecir lo que  puede suceder durante el almacenamiento o el procesado de alimentos.

Bases de datos para microbiología predictiva.

Algunos modelos matemáticos y software predictivos hacen uso de esta información para predecir el crecimiento de éstas bacterias en distintas condiciones ambientales.

ComBase es una base de datos europea iniciada en 2003 que recoge información sobre las respuestas microbianas más probables ante diversas condiciones ambientales.

Esta herramienta fue creada para facilitar las evaluaciones de riesgo y desarrollo de modelos que permitan calcular el comportamiento de microorganismos cuando reaccionan a condiciones ambientales diferentes.

ComBase es un sitio web de libre uso para microbiología cuantitativa en alimentos.  Contiene una base de datos que permite predecir el crecimiento o inactivación de microorganismos en alimentos. Permite describir la supervivencia y crecimiento de microorganismos patógenos en distintas condiciones ambientales, mediante un conjunto de herramientas de software predictivo basado en éstos datos. Contiene miles de curvas microbianas de crecimiento y supervivencia que describen el efecto de las distintas condiciones de procesamiento y almacenamiento de alimentos en el crecimiento bacteriano, y ofrecen  información sobre cómo las bacterias responden a los cambios de temperatura, pH, actividad de agua y otros factores en distintos ambientes alimenticios.

Aplicaciones de ComBase

ComBase es una herramienta de utilidad para el desarrollo de nuevos productos en la industria alimentaria o para el estudio de formas más seguras de procesar o almacenar los alimentos. Es de ayuda para empresas que necesitan reformular sus alimentos, por ejemplo, poniendo en relieve el riesgo de reducir los niveles de sal. También es posible utilizar ComBase para calcular la vida útil del producto y para buscar formas de extender ésta con seguridad.

Estas herramientas permiten a las empresas minimizar la cantidad de pruebas que se necesitan y que pueden resultar en procesos largos y costosos. También pueden ayudar a identificar el origen de problemas cuando éstos ocurren.

ComBase está administrado por un consorcio internacional formado por el Institute of Food Research (Reino Unido), el USDA Agricultural Research Service (Estados Unidos) y el Food Safety Centre de la Universidad de Tasmania (Australia).

Fuente:ComBase.