Riesgos para la salud de la dieta del Genotipo


Esta dieta restrictiva puede traer serios problemas a largo plazo y no favorece hábitos saludables de alimentación. Según expertos de la Universidad Católica, no existen publicaciones científicas que sustenten la indicación de este régimen  y tampoco hay resultados que hayan demostrado su efectividad.

Cada cierto tiempo aparece una dieta de moda que promete a las personas lograr el ansiado objetivo de bajar de peso y mantenerse saludable. Basta buscar información y encontrar innumerables ejemplos: la dieta de Atkins, la de la Zona, la de la sopa, la de la luna, etc. Todas sembrando altas expectativas de éxito para quienes desean adelgazar. A ellas se les sumó hace un par de años la dieta del genotipo.

Este régimen se basa en el estudio de los genes de cada paciente y -a partir de los resultados obtenidos- se clasifica a las personas en uno de los 6 genotipos existentes: cazador, recolector, profesor, explorador, guerrero y nómade. Cada genotipo considera el grupo de sangre, la respuesta al ambiente, la influencia de hormonas y estrés durante el desarrollo prenatal además de la información genética heredada de nuestros padres y antepasados.

De acuerdo con esta clasificación, se entrega una pauta con las indicaciones de qué alimento consumir y cuáles no, según el tipo genético y sanguíneo. Es así como las personas del genotipo “cazador” no deberían consumir harinas y leche o el “guerrero” debe eliminar de su dieta las carnes y mantequilla.

El gran problema es que su carácter restrictivo (privarse de cierto tipo de alimentos) puede traer serios problemas a largo plazo. Según el Dr. Alberto Maiz, Nutriólogo del Departamento de Nutrición y Diabetes UC, la dieta del genotipo “puede tener argumentos científicos discutibles, pero aún estamos muy lejos de precisar exactamente cómo influye la genética en la utilización de los distintos nutrientes.

En ese sentido, lo más preocupante es que se estarían prescribiendo indicaciones nutricionales que a juicio del Dr. Maiz, no son las más apropiadas. “Los pacientes están cambiando hábitos saludables de alimentación por otros que no lo son, por ejemplo, dejar de comer lácteos, legumbres o frutas.

Los pacientes que suprimen ciertos alimentos pueden tener a largo plazo problemas por carencia de nutrientes tales como hierro (produciendo anemia), falta de calcio y deficiencias de vitaminas entre otros.

Si bien la dieta del genotipo clasifica también a las personas por su grupo sanguíneo, el Dr. Maiz cree que el tipo de sangre no debería influir al momento de prescribir una dieta.

La mayoría de las personas que opta por estos regímenes efectivamente ven resultados rápidos, “porque se trata de dietas restrictivas que favorecen la baja de peso por la supresión de ciertos alimentos más que por lo saludables o balanceadas que puedan ser. Es obvio que se baje de peso así”,agrega la nutricionista, Magíster en Nutrición, también del Departamento de Nutrición y Diabetes UC, Andrea Valenzuela.

Según ambos profesionales UC, los malos hábitos de la población (alimentación inapropiada con altos consumos de grasa y azúcares refinados y el sedentarismo) son los principales causantes de los problemas de sobrepeso en nuestro país y que cualquier dieta, como la del genotipo, si bien funcionan a corto plazo, en el futuro puede acarrear serios problemas de salud, ya que puede producir carencias nutricionales y no generar cambios saludables.
Fuente:http://redsalud.uc.cl/

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada